Noticia

Pablo Méndez: un legado musical y desarrollo en Caltepec

:: Hombre dedicado a la música de la región, también fue pieza clave en el desarrollo social de su municipio


Juan Ambrocio Jiménez

@linea_th

 

Hablar del apellido Méndez en el municipio de Caltepec es reconocer a toda una dinastía de músicos, quienes dejaron huella en la época de los años 40´s, 50´s y 60´s, tan es así que lograron ser de los primeros precursores en formar parte de la banda municipal de Tehuacán.

Sin embargo, de toda la dinastía Méndez Galindo y Méndez Olivares -todos músicos-, resaltó Pablo Méndez, un hombre que además de ser un apasionado de los instrumentos, siempre veló por los intereses de su pueblo, ya que logró gestionar obras en materia de infraestructura como la carretera principal, además de que promovió el servicio telefónico y la energía eléctrica.

Debido a ello y como una muestra de agradecimiento por su labor, las actuales autoridades que dirige la presidenta municipal Leticia López Diosdado reconocieron la labor y gestión que hizo Pablito como lo conocían sus amigos para inaugurar una calle de nueva creación con su nombre en ese municipio.

Fue el pasado martes 18 al filo de las 12:00 horas, cuando fueron citados los hijos de Pablo Méndez Galindo para ser testigos de esta arteria que formará parte del crecimiento urbano de Caltepec, un municipio con aproximadamente 400 habitantes que en su mayoría se dedican a la ganadería y la producción de pitahaya.

Y es que este hombre al ver a sus paisanos como padecían al no tener servicios básicos empezó ayudar a su pueblo situado en el sureste del estado de Puebla, mismo que tiene una superficie de 472,28 kilómetros cuadrados.

Por lo que aprovechó para gestionar obras de impacto social, sin recibir nada a cambio, pues su único compromiso era apoyar a su gente.

 

 

Además de que se daba tiempo para ir a su pueblo año con año, para llevar la música a la virgen en sus fiestas el día 15 de agosto y en la pascua al Señor de las Misericordias.

Por todo su compromiso y pasión a su pueblo que lo vio nacer, las autoridades a manera de homenaje inauguraron una calle de nueva creación con su nombre.

Cabe mencionar que Pablo nació el 15 de julio de 1919 en el municipio de Caltepec, quien mostró vocación por la música desde los primeros años de su vida, tan es así que las primeras lecciones para aprender las notas y a tocar la trompeta las recibió de su papá, Vicente Méndez Ramírez, que aunque no era músico profesional, sino maestro rural, sabía mucho del arte musical.

Tanto él como su esposa Tomasa Galindo, quienes también eran originarios de Caltepec, localidad ubicada en la mixteca poblana, apoyaron a Pablito –su hijo- para destacar no solo en su municipio sino también en Tehuacán.

Y es que en su momento se desempeñó como Oficial Mayor del Juzgado de lo Civil y lo Penal, además de que fue fundador de la sección 131 del Sindicato de Músicos y también director de la banda municipal de Tehuacán en donde ocupó el cargo por muchos años.

Tan es así que desde 1939 participaba en los desfiles de la banda municipal de Tehuacán, sumado a que fue integrando una orquesta denominada como “Orquesta de Pablo Mendez”, quien alternaba con varias orquestas que llegaban de la Ciudad de México.

Fue uno de los ocho hijos de esa familia, mismo que también se casó con Elvira Linares Romero, con quien tuvo siete hijos, cuatro mujeres y tres hombres.

Cabe recordar que como la vocación hacía la música seguía siendo muy grande formó su propia orquesta que agrupaba una veintena de los mejores músicos de la región, por lo que durante más de 30 años fue considerada como la mujer de Tehuacán.

Y es que alternaron con orquestas tan famosas como la de Carlos Campos, Pablo Beltrán Ruiz, Luis Alcaráz, Acerina y su Danzonera, Gamboa Ceballos y muchas otras que venían de la Ciudad de México a amenizar grandes bailes a la ciudad de Tehuacán en el casino, en el hotel SPA Peñafiel y en el Hotel Montecarlo ya desaparecidos.

Además de que era también la orquesta la titular para tocar en las famosísimas tertulias del Casino que se realizaban todos los domingos a partir del mediodía.

La fama y las ocupaciones y compromisos de trabajo, no hicieron que olvidara nunca su tierra natal, sobre todo porque las autoridades de Caltepec sabían que podían contar con el si se trataba de ayuda para la realización de algún proyecto que favoreciera el progreso de su comunidad, no sólo a la cabecera municipal, sino a las poblaciones aledañas de toda la región.

La vida diaria de una persona dedicada profesionalmente a la música como fue el caso de Pablo Méndez fue muy desgastante, los desvelos, enfriamientos y esfuerzos fueron minando su salud y a causa de una afección bronquial perdió la vida el 1 de marzo de 1977 a la edad de 58 años de edad.

Tras su muerte, asistió una cantidad impresionante de personas que lo conocían y quisieron acompañarlo hasta su última morada, tan es así que en cada una de las poblaciones intermedias se detuvo para recibir los sentidos homenajes de cuerpo presente hasta llegar al panteón municipal de Caltepec, la tierra que lo vio nacer.

Por lo que el pasado martes las autoridades municipales como una especie de reconocimiento por su loable labor pusieron su nombre en una calle de nueva creación en el municipio de Caltepec con la finalidad de seguir recordándolo hasta la posteridad.

 

 

 

 


Compartir esta Noticia:

Comentarios